Lo Que Dijo un Guía Español Sobre el Sistema de Audio para Guías Turísticos Retekess
Celebración del 16º aniversario, hasta un 35% de descuento, ¡el precio más bajo del año!!

Lo Que Dijo un Guía Español Sobre el Sistema de Audio para Guías Turísticos Retekess

Lo Que Dijo un Guía Español Sobre el Sistema de Audio para Guías Turísticos Retekess

Lo Que Dijo un Guía Español Sobre el Sistema de Audio para Guías Turísticos Retekess

Ricardo Domínguez, guía turístico oficial y periodista local en Madrid, compró hace dos meses el sistema de audio para guías turísticos Retekess TT122 y lo utilizó para dirigir visitas al Museo del Prado, Reina Sofía, Palacio Real, Thyssen y El Escorial.

Estas son sus impresiones del sistema de audio para guías turísticos TT122, desde que lo desempacaron hasta que lo usaron.

Después de más de 10 años como guía turístico en Madrid, por fin me he decidido a hacer una importante inversión que hasta ahora creía imposible: comprarme unos sistemas de guía turístico para utilizar con mis propios grupos. Hasta ahora, cuando los necesitaba, recurría a los buenos servicios de algunas empresas de alquiler que, por cierto, han subido mucho sus precios tras la pandemia.

Estos factores y otras razones que explicaré a continuación fueron los empujones que necesitaba para comprar mi propio equipo: el Retekess TT122. En las siguientes líneas explicaré mi opinión sobre ellos.

Lo que pedí y lo que obtuve

Hace unas semanas compré dos sistemas de audio para guías turísticos TT122, cada uno compuesto por:

1 transmisor

15 receptores

1 micrófono

15 auriculares (con codo para un solo oído)

1 base de carga para 16 dispositivos

16 cables de carga

Unboxing de mis radioguías Retekess TT122

Así puedo dar servicio a un máximo de 30 visitantes, con 1 emisor-micrófono de repuesto por si acaso. Es decir, con esto cubro lo básico: cualquier grupo turístico en el Museo del Prado, el Reina Sofía, el Palacio Real, el Thyssen y El Escorial, ya que en ninguno de estos casos permiten grupos de más de 30 personas.

Por lo tanto, el pedido que hice no incluye auriculares desechables. Pero está bien: aparte del hecho de que los auriculares desechables cuestan más y tienen un impacto adicional en el medio ambiente, los auriculares reutilizables incluidos en el sistema son de buena calidad y suenan bien. Y francamente, prefiero que sean de una sola oreja, para que el visitante no quede completamente aislado de su entorno. Esto es interesante por razones de seguridad, ya que cuando el visitante camina por la calle con ambos oídos ocupados, es posible que no perciba que se acerca un automóvil a alta velocidad o un scooter, pero puede escucharlo cuando tiene un oído libre.

Y no hay problemas de higiene: a diferencia de los del Palacio Real, estos auriculares reutilizables no se insertan en la oreja, sino que se enganchan a la oreja y el auricular simplemente se coloca encima. De todas formas, como medida higiénica adicional, someto cada auricular a una sencilla desinfección y, además, he comprado unas fundas que pueden hacer las veces de 'mascarilla para los oídos'. Están destinados a cubrir auriculares grandes, pero también se pueden adaptar a estos auriculares pequeños. No se ven muy elegantes, pero son una gran solución para los más conscientes de la higiene.

El único 'pero' que puedo decir de estos auriculares es que los que he recibido solo son aptos para el oído derecho, es decir, el gancho para la oreja no se puede quitar y volver a colocar, como ocurre con las radioguías del Palacio Real, por ejemplo. Esto puede ser un inconveniente para los visitantes que (a veces sin saberlo) oyen peor con el oído derecho. Pero Retekess me dice que hay una solución: al hacer el pedido, puedes especificar cuántos auriculares quieres para el oído derecho y cuántos para el oído izquierdo. Lo comento para que si vas a hacer tu pedido, recuerdes anotarlo como petición expresa.

En cualquier caso, ya he encontrado una solución: pasar el cable por detrás de la oreja y poner el gancho boca abajo, y veo que sujeta más o menos bien. Otra opción es colocar el gancho en la patilla izquierda de las gafas, si el visitante las lleva puestas y no le importa.

Funcionamiento de mi Retekess

Escribo estas líneas habiendo usado dos veces mi equipo: la primera con 12 personas en el Palacio Real y la segunda con otras 12 en el Museo del Prado. Y en ambas ocasiones el resultado ha sido muy bueno: todo el mundo me ha escuchado bien, a una distancia más que aceptable. En el Palacio Real, debido a que las paredes son tan gruesas, puede haber alguna discontinuidad cuando tengo algunas personas varias habitaciones detrás de mí, pero esto también sucede con las radioguías del propio Palacio Real, por lo que esto no es nada nuevo.

Además, hasta el momento no he registrado ninguna interferencia con otros grupos, algo que por cierto me pasaba usando los sistemas de audio para guías turísticos de algunas empresas de alquiler y cuando nos cruzábamos con grupos asiáticos en el Prado. En cuanto a la batería, ningún problema. Fueron visitas cortas, de dos horas, pero al final todos los dispositivos me mostraban las tres franjas de 'carga completa'.

Y desde el punto de vista del visitante, no hay misterios: tienen un botón central y botones “+” y “-” para seleccionar el canal y para seleccionar el volumen. Usamos el canal 01, con un volumen de 09, y todo estuvo bien.

Precio y envío de estos sistema de guía turístico

Por supuesto, hay muchos modelos diferentes de sistemas de guía turística Retekess y todos tienen diferentes precios. Opté por uno de los más baratos porque creo que lo que necesito es algo bastante simple, para ser honesto. Además, estaban rebajados: el set de 15 receptores + 1 emisor costaba 429,99€. Es decir, los dos packs ascendieron a 959,98€ en total. A esto le tuve que sumar un cargo de 28,80€, que creo que se debió a los impuestos de importación. En total, sumando las fundas mencionadas (compradas en Amazon), no he gastado más de 1.000€.

Y ese es un costo totalmente asequible, creo. Todo lo contrario a las ofertas que recibo ocasionalmente de otras marcas, que rara vez bajan de los 2.000€ o 2.500€. Ese coste puede ser amortizable para las empresas o para los propios museos, pero no para un humilde autónomo como yo, que además suele trabajar con pequeños grupos privados que no necesitan radioguías.

Es más, la llegada no ha sido un problema: aunque un compañero me dijo que allá por abril tardaron más de lo previsto por problemas en el puerto de Shanghái, a mí me llegaron bastante rápido, la verdad: poco más de una semana. Una sorpresa muy agradable.

En resumen: espero obtener un retorno de mi inversión dentro de un año más o menos. Pero esa no es realmente la única razón por la que lo hice: lo hice principalmente porque es un gran avance en términos de conveniencia para mí. Antes tenía que ingeniármelas para recoger y devolver la pesada maleta que te dan las empresas de alquiler: a veces tenía que ir a su oficina, a veces a un hotel en el centro de la ciudad, etc. Y eso lleva un tiempo que, tratándose de un profesional freelance, es oro… que se te escapa entre los dedos.

Y si lo comparo con la opción de las radioguías del museo, le ahorra tiempo al grupo, ya que los participantes ya entran al museo con el sistema de guía inalámbrico encendido y probado, así tenemos más tiempo para la visita interior.

Mis colegas, lo que inclinó la balanza

Además del buen precio y la comodidad de tener mi propio sistema de auriculares para guía turístico, lo que realmente me animó a dar el paso fueron las opiniones de dos compañeros de confianza. Ambos tienen también estas mismas radioguías, exactamente del mismo modelo. Y ambos me dijeron que estaban trabajando muy bien. Así que no fue una compra a ciegas.

Pero lo que es más importante, comprar el mismo modelo nos facilita mucho atender a grupos más grandes. Os pongo un ejemplo de una próxima visita al Palacio Real: serán 36 personas y tendremos que dividirlas en dos grupos. Un grupo estará conmigo y el otro estará con mi pareja. Y todos ellos utilizarán el mismo modelo de sistema de guía turístico, en caso de que tengamos que cambiarlos.

Como ves, hasta ahora todo son cosas buenas.


Оставьте комментарий